equivocaciones al dar primeros auxilios

8 Equivocaciones peligrosas al dar primeros auxilios según los profesionales

Todos tenemos ciertos conocimientos sobre de qué forma dar los primeros auxilios. No obstante, ¿estás seguro de que son datos válidos o solo estereotipos aprendidos de películas? El rescatista profesional, Ilya Boiko, identificó los fallos más frecuentes y peligrosos en el momento de dar los primeros auxilios.

1. Sudar cuando tienes fiebre alta es malísima idea

Cuando estás enfermo, la fiebre en combinación con escalofríos señala que la temperatura del cuerpo está aumentando. En el momento en que te cubres con mantas, la fiebre sube todavía más. Si bien el calor nos ayuda a combatir infecciones, la temperatura corporal mayor a 38°С le ocasionará al organismo más daño que beneficio. Si tienes escalofrío con temperatura alta, no necesitas más calor, sino más bien lozanía.

2. No introduzcas ningún objeto en la boca de una persona que tiene un ataque epiléptico

No introduzcas ningún objeto en la boca de una persona que tiene un ataque epiléptico

De esta manera puedes quebrarle los dientes involuntariamente. A lo largo de un ataque epiléptico la persona puede morderse la lengua, puesto que está muy tensa. Si deseas asistir al perjudicado, ponle algo suave bajo la cabeza, de esta forma evitarás una convulsión cerebral. Cuando las conmociones acaben, voltea a la persona de lado.

3. No le pongas crema a una quemadura inmediatamente

No le pongas crema a una quemadura inmediatamente

En una quemadura, la piel recibe un exceso de calor que penetra en los tejidos. Lo mejor en esta situación es sostener sumergida el área perjudicada en agua fresca por 15 minutos. Esto va a ayudar a extraer el exceso de calor. No untes la quemadura inmediatamente con nada, ya que podrías crear un efecto invernadero.

4. No muevas a una persona accidentada que seguramente tenga lesiones

No muevas a una persona accidentada que seguramente tenga lesiones

En el caso de un accidente, no muevas a la persona perjudicada y no la saques del auto por tu cuenta. De este modo puedes herirla peor. Solo puedes romper esta regla en casos extremos, por poner un ejemplo, cuando el auto se quema. Así es como debes proceder:

  • Llama una ambulancia.
  • Si tienes la ocasión, apaga el auto y desconecta la batería.
  • Detén el sangrado.
  • Dale apoyo psicológico.5. Si alguien se ahoga, no le des golpecitos en la espalda

De este modo empujarás el alimento todavía más adentro. Mejor ayuda a la persona a agacharse hacia adelante, sosiégala y dile que inhale despacio. Esto acentuará la tos y el pedazo de comida atascado va a salir volando.

5. No saques la lengua de una persona desmayada

No saques la lengua de una persona desmayada

En el momento en que una persona está desmayada, es peligroso que esté de espaldas, puede ahogarse; además de esto, la lengua puede irse hacia atrás y tapar las vías respiratorias. A fin de que esto no suceda, es suficiente voltear a la persona perjudicada de costado o llevar su cabeza hacia atrás, pero no hay que sacar su lengua.

6. No apliques un torniquete si no hay sangrado arterial

No apliques un torniquete si no hay sangrado arterial

El sangrado arterial es simple de reconocer: no por el tono de la sangre como te lo enseñaron en la escuela. En las arterias la sangre corre bajo presión, por tanto, en una herida arterial la sangre no escurre sino bombea tal y como una fuente. Es preciso apretar la arteria INMEDIATAMENTE, así sea en la ingle o en la axila, y sostener la extremidad más cerca de la base con un torniquete o un cinturón sobre la ropa.

En una hemorragia venosa hay que aplicar una venda que ejercite presión mas no un torniquete, en caso contrario existe el peligro de desangrar la extremidad irreversiblemente.

7. No frotes las partes del cuerpo congeladas

No frotes las partes del cuerpo congeladas

Cuando frotas tus extremidades congeladas, dañas tus pilíferos, lo que solo agudiza la situación. El agua caliente es una forma demasiado radical. En el caso de estar congelado, debes calentar tus extremidades poquito a poco, no de inmediato: sumerge las manos en agua fresca y de forma lenta ve subiendo la temperatura.

8. Valora tus fuerzas y emplea la lógica antes de asistir al rescate

Valora tus fuerzas y emplea la lógica antes de asistir al rescate

Primero fíjate si existe riesgo para ti, y solo al cerciorarte de que vas a poder dominar la situación, asiste al rescate. Por poner un ejemplo, si tocas a una persona electrocutada, va a haber 2 personas perjudicadas. En un caso así hay que desconectar la fuente de electricidad y/o empujar el cable lejos de la persona con un objeto de madera.

¿Te gusto este articulo?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 voto, promedio: 5,00 de 5)